7 ene. 2014

Siete .-



El mejor regalo de Reyes que tuve ayer, fue encontrarme de vuelta a casa ese pelo blanco que me cautiva.
Y una sonrisa apagada.
Y unos ojos brillantes que siempre veían cosas increíbles.
Y saber que las echo mucho de menos aunque no me rían los chistes malos.

Eso y que mi Ex me asegure que no me he vuelto impotente por no tirarme a la primera que se me pone a huevo porque esas cosas a mi no me van. 

Eso y saber que tengo una buena panda de amigos que me conocen, yo que pensaba, con tanto borrado gratuito, que desaparecería sin mas. 



No hay comentarios: