19 sept. 2017

Welcome to Earth (Pollywog) - Sturgill Simpson .-

Welcome to Earth (Pollywog) - Sturgill Simpson from TurboRacist on Vimeo.

Mientras nos miramos .-



Hay personas que están muy cómodas con la mirada del otro.
La reciben con una sonrisa y su cuerpo ensancha.

Hay personas que aunque las mires nunca sabrán de ti.
Porque se creen invisibles y ya se han acostumbrado a la ignorancia del otro.

Hay personas que se nutren de ojos ajenos aunque no les observen.
Se crecen y se creen que son el centro de todos los universos.

Hay personas que viven sin más.
Se acercan a otras sin más.
Reciben y dan sin más.

Hay quienes no ven.
Hay cegueras endémicas y glaucomas sociales.

Hay un montón de cosas que ver siempre, muy difícil abarcarlo todo.

Tu desde allí, ves una parte del dragón amenazante
y a mí solo me llega calor mientras nos miramos.

12 sept. 2017

THE ZOMBIES - She's Not There .-

Rododendro .-



Foto Chachi de Eloisa Figueredo desde Uruguay


Yo lo que quiero es meterte el dedo en el ojo.

Concretamente el índice de la mano derecha entrando por el lagrimal de tu ojo izquierdo.
Un toquecito suave nada más, para que prestes atención, cuando me tengas a tu lado.

Quiero meterte el dedo en el ojo cada mañana al despertar y decirte muy quedo al oído:
Rododendro.
Para que sepas lo mucho que te quiero todavía.

Rododendro mucho, en los días de descanso contigo.

Rododendro, con y sin gafas.

Rododendro cuando te peinas hacia ese lado.
Rododendro más todavía, si nos despeinamos.

Rododendro en bicicleta con chanclas.
Rododendro bastante cuando bajas la ceja.
Rododendro siempre al sonreír.
Rododendro tanto si nos abrazamos.

Rododendro al compartir.

Ya sé que por mucho que te piense no me vas a querer más pero ...
Rododendro, esto no lo voy a obviar.

5 sept. 2017

Sharon Van Etten - We Are Fine .-

Se articulan por el extremo superior unos con otros .-




Llegados a este punto confieso:

Entre proximal y distal
contigo prefiero el primero.

Y además informo:

Pasearé tus falanges entre las mías,
haré el camino deslizándome suave

de arriba abajo,
de abajo arriba,

esperando una extensión carpiana
mientras poco a poco nos unimos.

25 jul. 2017

Goat - I Sing in Silence .-

La increíble y apasionante historia del aforador de perros .-



Era una mañana calurosa de verano, como cualquier otra mañana de verano caluroso, cuando Carles terminó de ducharse, se embadurnó bien de bronceador pantalla absoluta filtro supermegaultra no transpirable, no perceptible por la dermis (no degradable tampoco).

Gorra en mano, tiró para la playa donde había encontrado ese trabajo de verano que acabaría con su precariedad durante calculaba él... unos... quince días.

Qué felicidad!!! Haber encontrado al fin algo de ingresos, dentro del mundo laboral reconocido, en LA Playa de perros. The dogs beach, ese extremo lugar (situado en el extremo de la ciudad), con una enorme pataza canina pegada en el muro de entrada como estandarte. Llegar allí era como entrar en la Playa Hilton de Tel Aviv pero a lo cutre. Un festival canino patrocinado por el Ayuntamiento (pero pagado por todos los que tienen perrito y los que no también). 

Su trabajo consistía en contar, algo que a Carles le venía muy bien, ya que desde pequeño le gustaba contar todo lo que pasaba delante de sus ojos: cerillas, palillos, las virutas que dejaba la goma de borrar. (ejem toc toc)

Contar canes. Eso suena como muy bien, hasta que piensas: no solo en la remuneración, sino en la tarea.

Contar Canes implica estar en la puerta de un pipican gigante aforando perros. Perros que se bañan con sus pelos en el agua, se sacuden el arenita con sus pelos en la playa, perros y más perros que liberan sus esfínteres donde les enseñó su dueño...o no. (Eso tiene que oler un poquito....ya me entiendes).

Contar canes supone tener que preguntarse si un Chiguagua y un Maltés valen igual que un San Bernardo, preguntártelo muy en serio y no encontrar respuesta correcta. Vivir en un continuo tic tic del controlador de aforo. Entra un perro tic para arriba, salen dos perros tic y tic para abajo.

Abrir la verja del pipican gigante, cerrar la verja, abrir cerrar, contar, arena para arriba, para abajo y así pasarte seis o siete horas al día bajo el solano de la playa total. 

A pesar de todo Carles es muy feliz, porque es un hombre pachoncísimo. Su tensión tiende a la baja, su temperatura corporal no sube de los 36 grados nunca, jamás, así que el calor no le afecta. Y gracias a ciertas adicciones (aún no reconocidas) ha perdido bastante el sentido del olfato.

- Tiene usted una libreta, un contador y esta sofisticada máquina para leer el chip.- Le dice el supervisor, mientras le explica "todo" lo que necesita saber sobre la gestión del pipican.

Carles no dice nada pero se le ocurre pensar:

a) ¿Para qué tiene que anotar en una libreta algo que ya se está contabilizando mediante la lectura de chip?.

b) ¿Por qué a nadie se le ocurrió ligar el contador de chip con el aforo del pipican costero?.

c) Que lo va a flipar el día que venga un perro con algún trauma y tenga que acercar su desnuda mano al cuello del can para hacer la lectura del chip y este no quiera.

d) Y que dónde están los bolis para anotar barritas en el cuadrante.

- Pues no hay bolis. Vaya por dios! ¿No habrá traído usted uno?.- pregunta el supersupervisor. Un hombre preparado, con tres carreras, un master en gestión, cinco idiomas ( uno de ellos inservible ) y ningún bolígrafo, ni uno, ni lapiz, ni nada para escribir. Vete tu a saber por qué.

- Sí, .- responde Carles.- por suerte dibujo en mis ratos libres.- Saca su libreta de bocetos, cual héroina de comic DC y en respuesta obtiene una mirada inquisitiva del supersuperior como diciendo:

Muy bien PERO
Ni se te ocurra dibujar mientras curras MA-JE-TE.

Todo eso a Carles no le importa. Sonríe, sonríe y sonríe hasta que el supersuper se aleja con su laptop en la mano. Saluda, se gira y se coloca en su caseta con todos sus útiles de trabajo (la libreta de bocetos también) sobre la mesa y a esperar a que llegue el primero de los muchos caninos, los muchos pelitos, con sus muchas pulguitas y los muchos lametones que va a recibir en su nuevo, precario y temporal trabajo de verano.

Qué suerte además empezar justo ahora!!! Cuando, gracias a las progres-ivas medidas de gobierno, no le van a retener IRPF de su paupérrima nómina.

¿Se puede ser más feliz?.



20 jul. 2017

Mammút - Salt .-

Y el mundo se para .-




Despierto a tu lado.

Mi pelo con tu pelo enmarañado.

Una caricia de mejilla

y un aleteo en tu párpado cerrado.

Abres los ojos y me pierdo en ellos.

No te he dicho aún que me gusta pasear en las personas.

No me canso de visitar tus infinitos.

Esa noche que brilla en tu iris me apasiona.

Ese océano que se mece en tu pecho es el único sonido que me calma.

Despierto a tu lado y no quiero más que volver a deslizarme suave por tu piel, no vaya a ser que se me olvidara algún detalle anoche.

Como un beso, una caricia, un susurro, un mordisco.

Un beso, un beso, una caricia, un susurro.

Ese tipo de cosas sencillas que hacen que el mundo se pare.

18 jul. 2017

Beach Fossils - Sleep Apnea .-

Un bonobo abraza fuertemente un Iphone .-




Un bonobo abraza fuertemente un Iphone confiando en hacer sensible la tecnología.

Un hipocampo decide educar a sus hijos en comuna, porque la soledad beneficia únicamente al sistema capitalista.

Un terrier se hace adicto a los brotes... Ha escuchado que en vegano se está más calentito.

Hay personas que se separan y abandonan sus miembros, sus órganos. Viven sin órganos. "Viven" sin corazón, sobretodo.

Puedes tener una vaca en un bolso y colgártela a la espalda. Puedes reconocer también que eres un animal.

Tomar medidas, coger tres o cuatro centímetros y guardarlos en el bolsillo izquierdo, del zapato. Puedes.

Pero no puedes llegar tarde, porque si llegas estás, presente aquí y ahora.

Así que llegar tarde es imposible.

16 jul. 2017

Whitney - No Woman .-

Besugo, lubina, humano y pez .-


Los peces hablan y las conversaciones de besugos también existen.


- Tengo una pregunta existencial.

- Aha. Dime, dime. A ver.

- ¿Eres rematadamente idiota o es que te gusto un pelín?.

- Me gustas algo más que un pelín, sí.

- Ya... 
Y ¿se puede saber qué ves en mí?.

- Un montón de miedos.

- Así que sí.
 Eres rematadamente idiota.

(Silencio pensativo de pez)

- Ostras!!! 
Me llamas idiota porque me gustan tus detalles.
Jajaja qué bueno!!!

- ¿Mis detalles?.
No he tenido ningún detalle contigo que yo recuerde.

(pensamiento mágico de pez)

- ¿Quieres salir con alguien idiota o eso también te da miedo?

- No me lo había planteado. Dame un poco de tiempo.

- Mucho.
Tiempo tienes todo el tiempo que puedas imaginar.
¿Puedes imaginar?





Y una lubina entró en el horno.