12 sept. 2011

Mirar y no ver nada .-



- No sabía que usabas gafas.

- Es que no me las suelo poner, para lo que hay que ver.

- Y ahora que me tienes enfrente ¿me ves?

- Si, claro.

- Yo creo que no. ¿Y si pruebas y te pones las gafas?

- No quiero ponérmelas.

- ¿Por qué?

- Decidí un día hace tiempo que no me las volvería a poner jamás.

- Entonces no me verás nunca.

- Puede que no, pero eso es lo que decidí.

- Comprendo.

No hay comentarios: