30 abr. 2014

El cuento de la vieja .-



Este mensaje subliminal recogido en la web de las Elecciones Europeas es bastante tentador.

Al parecer los resultados en las municipales francesas han supuesto una comillas derrota comillas de los socialistas y según muchos, ahora nos toca la ultra derecha que te cagas malísima total.

Bueno, pues resulta que los socialistas franceses han recortado a saco como lo han hecho aquí los ultra derechistas que nos gobiernan, que parece que llevamos dos décadas y han pasado poco mas de dos años desde que llegaron, otra vez. ¿No os pasa esto?

Por un lado es positivo porque es como si con un gobierno ultrafacha la vida se alargara en modo infinito. Los años parecen décadas. Los meses son eternos. El tiempo se dilata.

Por otro lado, el tiempo se dilata a la par que nuestros orificios anales y eso no es tan positivo siempre.

Pero, y aquí viene siempre mi rayito de esperanza, resulta que también la abstención es cada vez mayor y que el voto nulo, ese voto tan útil y tan silenciado, sigue in crescendo.

Así que no es que esté ganando la ultra de nada. La ultra de todo está gobernándonos y lo que está ocurriendo es que cada vez son menos los que participan de este rollo sin sentido. En plan: Me vas a dar por culete haga lo que haga, así que me quedo en casa y paso de tu juego.

Y luego estamos los de: Voy a ver si te peto el rollo diciéndote directamente que eres un cero. Que no quiero este juego. Que te lo voy a reventar con tus propias normas.

Porque sigo soñando con el día en que del recuento de votos salga un 78% nulo. A ver cómo justificarían el derecho de pernada los de esta panda.

No hay comentarios: