4 feb. 2014

Conversaciones bucle .-



Conversación con la Señora de la limpieza ( a quien tengo en alta estima todo sea dicho ) :

- Karina. Si no te importa, la semana que viene podrías limpiar los cristales de la sala grande que están un poco sucios.
Te diría que los limpiaras hoy, si te da tiempo, pero como seguramente llueva esta semana, no merece la pena.
De acuerdo, gracias.

Respuesta de mi entrañable:

- Sí, los cristales están muy sucios. Parece que va a llover esta semana. La semana que viene vemos qué tiempo hace y los limpio.

- Muy bien. Muchas gracias Karina.

Es estupendo como fluyen las conversaciones entre humanos.

Creo que Siri, la OS del IPhone, da réplicas mucho mas curradas.

La leche.

Y una tiene que estar atenta, porque de repente no sabe si es que ha dicho otra cosa y al final, es el otro el que te dice que limpies tu los cristales mejor, que va a llover y eso.

Es como cuando lo dejas con tu pareja, que no sabes quién lo dijo primero:

- Esto ya no puede seguir así.

- Tienes razón. Esto ya no puede seguir así.

Y en ese momento te quedas en modo hielo nitrogenado en plan: 
Espera, espera....Eeeeeeessssssssspeeeeeeraaaaaaa ¿cómo has dicho?.

Y lo dejas porque lo querías dejar, pero algo sale raro. Mal. Te acabas sintiendo dejado: 
- Ostras es fuerte!! Me ha dejado.

- ¿Y eso?

- Le dije que no podíamos seguir así y me dijo que vale que no podíamos seguir así.

De arreglarlo ni flores.

Lo mismo que los cristales oiga.

No hay comentarios: