18 nov. 2013

Idiota muy Idiota .-




Idiota muy Idiota era una persona con una gran cabezota, no sólo de pensamiento que también, su cabeza era tan grande que de lejos ya la podías ver muy bien. 

Idiota muy Idiota pasara lo que pasara aunque se equivocara siempre aportaba una gran sonrisota, como sólo un idiota puede tener en un mundo como este, por eso los demás pensaban que era idiota realmente.

Porque a Idiota muy Idiota todo le parecía bien de entrada, nunca a nadie juzgaba, hacía de todo por comprender lo que en los otros pasaba para que se comportaran como se comportaban y cuando algo no le gustaba o no le encajaba se decía "aquí no pasa nada". Y así le iba al pobre idiota, que por aceptar a los demás los demás se aprovechaban y una y otra vez en su gran cabezota le azotaban.

A Idiota muy Idiota le importan los demás mucho mas mucho mas que su propio bienestar. Así que llegado el invierno el muy idiota pasaba el día recogiendo mantas sin cesar, para que nadie pasara ningún pesar. 

Pero de lo suyo ni pío. Otro día.- se decía. - Otro día me ocupo de lo mío, que hoy hace demasiado frío y la gente lo pasa mal.

Un día fatal, un día de esos en los que una tromba de agua te impide salir de casa y aún así sales, las calles están anegadas y aún así caminas por ellas, el viento te impide dar un paso y aún así llegas a donde no quieres pero tienes que ir, Idiota muy Idiota recogió todas las mantas, todas las que encontró, para llevarlas a un albergue cercano que estaba un tanto abandonado.

Llegó como pudo el muy idiota, arrastrando las mantas que mojadas pesaban mas todavía que cuando las recogía y el albergue estaba vacío, vacío de todo habitante y con un frío desesperante. Idiota muy Idiota no supo reaccionar. Se quedó en el local pasmado y se puso a esperar a alguien a quien sus mantas poder dar.

Y pasaron los minutos y no vino nadie, y pasaron los días y nadie vino y el pobre Idiota muy Idiota por no abrigarse con las mantas que le quería dar a otra...se murió de frío. 

Porque no tuvo la suerte en encontrar a alguien tan idiota como él. 

Porque tan idiota tanto... no se puede ser.


No hay comentarios: