22 oct. 2013

El Señor Overdue.-



El Señor Overdue era todo un caso, hiciera lo que hiciera siempre llegaba con retraso.

No era pereza, ni tedio, ni desidia, no era eso. Simplemente el Señor Overdue llegaba a los sitios mas tarde de lo que los demás consideraban era lo normal.

Sus padres, muy acertados, optaron por llamarle Tim, Tim E. Overdue, puesto que su nacimiento también fue bastante lento. De hecho Tim llegó tarde, casi un mes y además era tan grande, que costó un buen rato sacarle.

En sus fiestas de cumpleaños siempre le pasaba algo que le impedía llegar para la sorpresa inicial. Actuara como actuara, programara lo que programara, por mucho que el reloj adelantara, tarde Tim siempre llegaba. Tan tarde tan tarde que hacía que los invitados olvidaran que estaban en su fiesta para felicitarle.

El día de su graduación, cayó tan tremendo chaparrón que no llegó a la ceremonia y sus padres entendieron que lo de la carrera había sido una coña. Puesto que nunca con el birrete le llegaron a ver, así que dieron por hecho que les engañó y nunca los exámenes superó.

En sus citas amorosas llegaba tarde, como no podía ser otra cosa, pero aún así con una chica pacientisísima dio, que le esperó y le esperó.... hasta el día de su boda, en el que a Tim se le atravesó en el camino un accidente y llegó tan tarde que su novia, hartita ya, con su mejor amigo se casó en un repente.

Se esforzara lo que se esforzara el Señor Overdue nunca a tiempo llegaba.

Pero Tim mal no lo pasaba, porque el sabía que bien se esforzaba. 

En realidad Tim todo lo hacía muy bien, pero no llegaba a tiempo para que los otros lo pudieran ver.

Y aunque los otros pensaran que Tim E. Overdue se retrasaba por desidia, por pereza o por pura inercia. Y creyeran que en el fondo prefería pasar el día a revés, haciendo lo que quería con el tiempo, ya lo veis.

Lo que los demás pensaran al Señor Overdue, a Tim...le importaba una mierda.

Por eso llegaba cuando llegaba y si había alguien bien y si no, se la soplaba.


No hay comentarios: