8 nov. 2016

Y los hombres se desabrocharon .-





Liberaron cada botón de su ojal correspondiente y se abrieron

Uno a uno, desde el cuello, hasta los pies.

Quedaron expuestos los hombres en la tierra toda.

Sintieron lo que era el frío, el viento y el Sol.

Por primera vez pudieron verse realmente los hombres, como hombres.

Supieron entonces que no eran nada sin su abrigo.

Que lo eran todo sin su abrigo también.

La tierra sonrió.

El hombre sonrió.

No hay comentarios: