14 jul. 2015

Manual de Buenos Usos Felinos .-




La cosa va así:

1.- Rodearse de buenas personas. Sí, buenas personas. Son fáciles de reconocer, difíciles de encontrar, pero si ves a una, sabrás que lo es. Suelen sonreír a los extraños. Siempre están ahí cuando lo necesitas. Y solemos necesitarlas mucho, frecuentemente. Porque cada día nos hacen actuar de menos y como peor persona.

2.- Compartirse tan solo, con quien aprecia lo que ofreces. Parece tonto, pero no todo el mundo sabe valorar, lo que la vida y los que se le cruzan en ella, le regalan. Estamos enfermados por el valor de las cosas y mercantilizamos hasta los afectos.

3.- Alejarse, alejarse mucho, de los amantes de la negación. Esa cosa con N que impide absolutamente, cualquier potencialidad del ser humano. Te pueden atrapar en una N gigante si te descuidas y hacerte olvidar todo lo que hay en ti. Todo lo bueno que hay en nosotros. Y dejarte aislado, por una negación.

4.- Estar atento, mucho, siempre, para saber cuidar, mucho y bien, todo lo que nos importa de la vida. Para que nada se rompa. Para que nadie se hiera. Es complicado, los humanos tenemos una tendencia innata a romper las cosas primero, para ver cómo son y cuando queremos recomponerlas porque nos gustan, ya es tarde. No queda igual. Quieras o no, ya lo has roto.

5.- No perdonar, no culpar, no juzgar. Eso son trampas absolutas. Te encierran en una deidad que no existe. ¿Acaso somos algo más que una partícula en la nada?. Mejor no perder vida con eso.

6.- No tomarse en serio. Nunca. Vivir. Es prácticamente imposible vivir en serio, en una totalidad incomprensible y absurda. O ¿tú lo entiendes todo?.
(Si es así, por favor manda un privado). 

7.- Pasar de todo esto que acabo de contar. Así, tal cual. Mañana será otro Mañana diferente. Seguro que hay que reinventarse. Mejor divertirse mientras tanto.

No hay comentarios: