30 jun. 2015

Caramelos .-



Hay días en los que me levanto como rodeada de papelitos de caramelos, que envolvían mierdas que me comí.

No hago más que estar caminando entre envoltorios de caramelos, no están sucios pero albergaron mucha mierda. Son envoltorios de mierda, de los que tengo que salir y no paran de caer y crecer y rodearme y no hay día en que no me tropiece con alguno.

Estoy todo el día quitándome envoltorios de encima, para seguir camino.

Cada vez cuesta más.

Pero si paro acabaré dormida sobre una montaña de papelitos, que envolvieron mierdas que me comí.

Y ahí me quedaré. Cual mierda envuelta en papelitos.

No es un futuro deseable, así que hay que seguir.

Esperando que se biodegraden o desaparezcan o se quemen  o lo que sea.

Que llegue un gran soplo de aire y se los lleve, al menos un tiempo.

Esto ya empieza a oler mal.

No puedo respirar.

Y encima hace muchísimo calor... Cosa que no ayuda para nada.

Estoy agotada.


Pero ¿cuántas veces te pueden romper el corazón?.
Todas las que yo quiera.

No hay comentarios: