17 dic. 2014

La ola .-



DEPARTAMENTO DE RECONSTRUCCIÓN DE FICCIONES 171214. Interior día.- En un estrecho salón, de enormes ventanas que dan a un jardín iluminado por un Sol tan radiante, que a penas deja vislumbrar la enredadera que asoma por los cristales. Una delgadísima y altísima, extremadamente alta mujer, toma notas en una libreta que apoya sobre sus elegantes piernas cruzadas sobre una pequeña y no muy cómoda silla. En la misma sala, otra mujer, recostada en un diván, habla abstraída, mirando al techo, con las manos que le juguetean sobre el pecho.

MUJER LIBRETA

Tiene usted un verdadero problema.
A todo le hace guasa, ¿le parece normal?.

MUJER RECOSTADA

Yo es que esa palabra no la uso desde la adolescencia ¿sabe usted?
No sé cómo verá la situación,
pero a mi nada me ha parecido muy normal nunca.

MUJER LIBRETA

A eso me refiero, pase lo que pase,
 nada le parece como tiene que ser.
¿Qué pretende?.

MUJER RECOSTADA

No aburrirme, supongo.
No soporto aburrirme.

MUJER LIBRETA

Precisamente aburrirse no creo que lo haga,
porque a todo le saca usted puntilla.
Como aquello que me contaba de las Navidades.

MUJER RECOSTADA

¿Se refiere al Tsunami Neoliberal que se nos echa encima?

MUJER LIBRETA

Eso, Tsunami.
Mientras la mayoría de las personas están pensando en las fiestas,
usted está pensando en una ola gigante que se le viene encima.
Y se cachondea dejando al margen, todo el sentimiento que

MUJER RECOSTADA

Sentir, vamos a sentir muchísimo frío me da a mi.
Veinte días para escapar del frío,
y el sistema nos impone que los pasemos de aquí para allá,
todo el día fuera de casa, con la que está cayendo.
Veinte días libres
 para hacer nada que nos apetezca realmente.
Haciendo compras,
 gastando lo que no tenemos
en lo que no necesitamos.
Se me viene el neoliberalismo encima doctora,
¿qué puedo hacer?
Todos los falsos valores inalcanzables
me van a fastidiar las vacaciones.

MUJER LIBRETA

Debería estar usted encantada con

MUJER RECOSTADA

El caso es que tenemos que estar encantados Sin:
Sin pareja,
 sin casa,
 sin trabajo,
 sin dinero,
sin familia
 y sin educación para la ciudadanía.

(Sonríe)


MUJER LIBRETA
(levanta la cabeza de entre sus notas y la mira con leve estupefacción)

No entiendo lo de la ciudadanía.

MUJER RECOSTADA

Es igual

MUJER LIBRETA

Olvida usted, que estas fechas son una prueba de


MUJER RECOSTADA

Sí, claro, son un tipo test que siempre suspendo.
¿Qué tal el año hija?
Pues mira mamá, exactamente igual que el año pasado.
Hijos no quise nunca, no me publican nada y se me mueren los cactus.
No he plantado un hijo, ni escrito una planta
 y los libros que paro, no pagarán mi jubilación.
Suspendo en todas
 y es penoso suspender un tipo test.
Será que no me tomo en serio.


MUJER LIBRETA

No puede estar hablando en serio.

MUJER RECOSTADA

Pues claro que no.
Se lo acabo de decir.
(Busca a la Mujer Libreta, pero en su mirada sólo encuentra un vacío cósmico.
Así que prosigue)
Pero sí, tiene usted razón,
tengo un tema con eso de la guasa,
debería hacer algo al respecto.
Aunque me parece que esto es tan sólo,
 una Patología Irrisoria.

(Sonríe y le hace un guiño a la doctora, que una vez más, no lo pilla)


Felices, lo que sea, a todas/dos/des.





No hay comentarios: