6 nov. 2014

El cigarrillo electrónico .-



Como llevo dos años en una espiral de cosas que pasan, que luego resulta que no han debido pasar más que en mi cabeza, no sé si el cigarrillo electrónico es real o lo he soñado.

Juraría que hace cosa de un año en vez de tiendas de Cup Cakes se abrieron mogollón de tienditas rollo estanco que vendían cigarrillos electrónicos y todo el mundo se compró uno.

En las fiestas la peña los llevaba, incluso creo recordar a Julia Dreyfus aspirando uno, en los últimos Golden Globes. ¿Eso fue así o me lo he inventado?.

Espera!! Un momento, hasta yo me pille uno a ver si lo dejaba!!

Lo tengo aquí en la ofi por no tirarlo, ya que de todos los efectos secundarios: sudoración excesiva, aftas bucales, sequedad en la garganta, mareos...De todos esos efectos secundarios tuve, a ver, déjame pensar....TODOS!!!

La mierda esa que nos hicieron comprar como posible solución a un posible problema era lo puto peor.

Y de repente, desaparecieron de la faz de la tierra.

Creo que ya no se venden.

Es imposible encontrarlos.¿ Cierto?

Así que siguiendo un silogismo kantiano:

Los cigarrillos electrónicos son malos y por eso desaparecieron de la faz de la tierra de un día para otro.

La panda de enfermos mentales que nos gobiernan o dirigen los mercados son malos.

Hummm...estooo...entonces:

La panda de enfermos mentales que nos gobiernan o dirigen los mercados, desaparecerán de la faz de la tierra de un día para otro!!!

Qué gusto que nos va a dar.

Yo sólo pienso en la cara de mis sobrinos dentro de diez años preguntándonos: 

¿Cómo pudisteis aguantar tanto aquella situación?

Confío en que sea así.

No hay comentarios: