27 nov. 2012

ToB Kind .-



A ToB Kind desde bien pequeño le enseñaron que uno de sus actos es el propio dueño, que si gritas al cielo una tormenta sobre ti caerá y si dañas a alguien, alguien seguro te dañará.

Mucha responsabilidad para alguien diminuto, pero mejor saberlo pronto que perderse la vida con tonterías.

Al pequeño ToB Kind no le gustaba pensar que su sola presencia en el mundo podría llegar a molestar. Así que desarrolló con los años una gran responsabilidad.

Paseaba por la playa descalzo, para no dejar huella con sus zapatos.

Caminaba por la nieve con raquetas, para no marcar con su peso los pasos por las aceras.

Y cuando nadaba, a penas chapoteaba, para no asustar a los peces cuando sus manos en el agua entraban.

Por eso de mayor vivía el Señor Kind en una casita redonda, redonda mejor si, así no habrá esquinas, ni picos, que puedan dañar a los patos, ni a los gatos....

No hay comentarios: