20 nov. 2012

Ir a cagarla .-



Este fin de semana tengo que ir a cagar y no sé qué tipo de papel voy a escoger para el evento.

Podría ser un papel blanco, blanco y puro en apariencia, suave y de tacto familiar. Tan familiar como con el que me limpié los primeros veintiocho años de mi vida. Pero ese papel nunca me ha gustado.

Podría elegir el otro, que me resulta conocido, incluso durante mucho tiempo creí que me venía perfecto para el culo. Pero me da que no tiene ya la consistencia que tenía y se me romperá y me quedaré con...mejor no dar detalles.

Tengo luego la opción toallitas húmedas, muy sofisticado, agradable, seguro y el culo me lo agradecería pero mi conciencia ecológica me impide usar este tipo de residuos que sólo le sirven a unos pocos elegidos con serios problemas de asimilar todo lo que tragan. Por aquí creo que el rollo toallitas se utiliza mucho. Debe de ser el agua.

Lo mejor será usar una hoja, a ser posible verde. Recuerdos de la infancia cuando cagar era lo mas natural del mundo y siempre encontrabas una hoja para limpiarte. No sé si a la hoja le hará mucha gracia pero es lo que tienen las plantas. Son chulas y aunque no hacen nada aparentemente, mola mucho verlas ahí tan verdes y con tantas cosas buenas.

Eso o no cagar, eso o limpiarme con la mano y restregarle la mierda al primero que me cruce por la calle. Si es que salgo, porque esto de salir últimamente no me apetece nada de nada.

Es curioso, si les dejáramos aislados a estos que nos obligan ir a cagar, dejarían de darnos de comer mierda, eso pasaba antes y pasa en lugares civilizados: La exclusión social es el mejor castigo para que el individuo no siga un comportamiento dañino para el grupo. Pero aquí no sabemos que ese es el arma porque aquí  nos aíslan de entrada, nos hacen indivuales de entrada, dejándonos sin herramientas para poder darnos cuenta de lo que realmente sucede, haciéndonos añorar el grupo, ansiosos por enseñarle nuestras mierdas a los demás. Y rebozarnos en ella y decir yo gano...Yo gano...Yo gano...Yo sigo solo y gano, yo sigo en la calle y gano. Yo veo como hacen cosas muy chungas pero no te castigo...por que yo gano.

En fin, el lunes veremos a qué huele en el Mediterráneo.
Me da a mi que no me va a gustar.



No hay comentarios: