12 nov. 2012

In- Significante .-



- Te miro así tan perfecta y pienso en que ojalá yo pudiera ser así, tan llena de misterio y tan llena de color, con esa excelencia en cada forma. Pero lo cierto es que me cuesta pensar en mi importancia. No considero que mi paso por aquí suponga nada, no creo que se note el día en que no esté en un lugar.
No provocaré vacíos porque no ocupo espacios.
Y tu te ves así tan tranquila, tan como si nada importara, cuando eres fundamental para la vida, fundamental para que yo pueda sorprenderme y disfrutar de las cosas pequeñas que son tan grandiosas.

- Te agradezco mucho esta charla pero yo pienso lo mismo de mi y de ti creo que eres una persona muy grande. Mucho, no había visto a nadie tan enorme y delicado en toda mi vida. Deberías saber que eres importante como todos los que estamos aquí, pero a vosotros os educan para emborronaros la cabeza con la importancia de los demás y no para haceros conscientes de vuestra importancia en este mundo.

- Soy pequeña, insignificante, una nada futura. No es una queja es un hecho.

- Yo creo que eres muchas cosas, sobre todo ahora para mi, aunque tan solo sea porque has reparado con delicadeza en que estoy sobre tu mano. Para mi ahora eres poderosa, podrías terminar conmigo con un pequeño gesto. Y entonces yo sería nada.

- No haré eso porque si hiciera eso ya no podría disfrutarte. Y gracias por darme la conciencia de mi dimensión.

- Ya sabes. Todo depende del punto de vista.

3 comentarios:

Bibi dijo...

Ufffff nena, que cosa tan preciosa!

Bibi dijo...

Recuerdame que en la próxima charla que tengamos hablemos de esa insoportable levedad del ser.

Luisa Fernandez dijo...

Really? Thanks my dear.

Ooooooooooootra vez vamos a hablar de eso...>;D

Podríamos mejor hablar de la soportable gravedad del ser...>;D