8 may. 2012

Espera un Rato .-



- Espera que me siente es que no lo termino de entender.

- ¿Qué es lo que no entiendes pollo?

- Si hace unos días te dejé tres millones de semillas porque las necesitabas para tu cosecha y ahora me dices que te deje cinco millones más. ¿Por qué no te puedo preguntar al menos qué has hecho con las semillas anteriores?

- ¿Para qué?

- Para saber si lo estás haciendo bien o te tengo que ayudar.

- No necesito ayuda, necesito cinco millones más de semillas.

- Bueno, pero si no me dices qué vas a hacer con ellas creo que no te las dejo.

- Muy bien, no me las dejes y entonces tendrás que pagarme con oro la cosecha de mañana.

- ¿La cosecha de mañana?

- Sí.

- ¿Te voy a tener que pagar la cosecha de mañana?

- Sí, a precio de oro.

- ¿Y las semillas de esa cosecha son las que te he dado yo?

- Sí.

- ¿Pero aún así te la tendré que pagar a precio de oro si no te doy más semillas para más cosecha de mañana?

- Sí, pagarás a precio de oro.

- ¿Y tu piensas pagarme a mí las semillas de hoy?

- No estamos hablando de eso ahora.

- Pues deberíamos.

- Entonces ¿me vas a dar las semillas o no?

- Creo que vas a tener que esperarte un Rato majo, lo tendré que consultar con los otros pájaros, porque a mí lo mismo me da comer semillas que cosecha y eso de tener que pagarte por algo que te he dado yo... no lo termino de entender muy bien.

- Si al menos me dejaras la cosecha para que yo me encargue de gestionarla.

- De eso nada, la cosecha es mía.

- Me da a mí que eres muy zorro.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

un buen cuento..sis

Luisa Fernandez dijo...

ein?....>;D