14 feb. 2017

El amor no es un camino circular .-





Paso cada día exactamente ocho horas sentada a once minutos de ti.

Once minutos que no he recorrido nunca en estos últimos años.

Salgo de la oficina, cada día y camino once minutos derecha hacia arriba.

Tu vives justo once minutos, izquierda hacia abajo.

Mis paseos son derivas, que no tenían que pasar por ti.

Ha estado bien hasta ahora y es mejor que siga así.

Porque no quiero entrar en tu casa, 

ni encerrarme en conversaciones bucle.

No quiero darte más vueltas.

Ni meterme en tu espiral.

Prefiero continuar el camino.

Deriva directa destinada al minuto doce.

Y ver qué pasa después.


A la realidad le gustan las simetrías y los leves anacronismos.
J.L.Borges