29 jul. 2014

Utepils .-



"Sentarte fuera en un día cálido disfrutando una cerveza" y practicar mindfulness ya que estamos.

Estar en un aquí y ahora que realmente merece mucho la pena presenciar.

Eso pasa muy pocas veces en esta ciudad, pero en el refugio es cosa cotidiana y apetece mucho volver a casa, tras meses de acoso por tanta gente equivocada todo el rato.

Gente que está todo el rato corriendo, todo el rato haciendo el monguer, con cara de serio, para nada.

Sí, para nada, porque lo único que importa realmente es sentarse al Sol y dejarse llevar por el aquí y ahora.

Lo demás son chorradas neoliberales que no nos traen nada bueno.

Últimamente no paro de darle vueltas al por qué de nuestra diferencia a la hora de entender el caos que nos envuelve. Creo que el tema está en el tiempo que le dedicamos a entender lo que nos pasa, creo que ahí está lo que nos diferencia a unos de otros en este absurdo.

Mientras unos nos metemos entre libros y enroques neuronales para comprender e intentar mejorar algo que no nos encaja, otros prefieren salir, pillarse el pedo de la vida y dejarse atiborrar de grasas en rimbombantes restaurantes y que otros les sirvan (o les sean serviles, que también les mola eso).

Cuando lo importante es saber sentir, saber entender lo sentido, dejar que se meta dentro y salga, entre muy, muy profundamente y salga, una y otra vez.

Soltar y soltar y no apropiarse del Ego, que es malísimo y sienta generalmente muy mal a la larga.

El modelo que nos imponen es una caja en la que no cabemos, yo no quepo, tu no cabes y tu que te crees que sí, saldrás en cuanto cojas un gramo de más.

Así que:

No comáis Ego este verano, porque puede ser decisivo para lo que nos llegará en Septiembre, que va a ser telita y puede ser muy emocionante si estamos atentos.

No hay comentarios: