14 may. 2014

El bloqueo mental .-



La cara de zapatilla que se le queda a uno cuando se enfrenta a una parte de su cerebro desconocida: la decisión.

La decisión que tienen que tomar ahora muchos, muchísimos, para que las cosas cambien.

Porque así no mola.

A nadie le gusta cómo estamos ahora pero, tomar la decisión de no seguir con lo mismo, provoca un bloqueo mental en la mayoría de los que, hasta ahora, se han dejado llevar.

Somos un animal de rutinas, soy consciente, y en esta a-sociedad punky-neoliberal que nos envuelve, estamos cada vez más acostumbrados a no pensar.

No pensar y entretenernos. No pensar y emborracharnos. No pensar ni enfrentarnos.

Pues mira, ahora toca pensar. Aunque no estemos acostumbrados.

En París tienen fuera desde hace tiempo, en los Colegios Electorales,  las marquesinas donde se pondrán las listas censales, a ojos de todos, invitando a los ciudadanos a participar en las próximas elecciones.

Porque es un deber, es una obligación. Si no votas no ejerces tu derecho como ciudadano, si no ejerces tu derecho, uno de los pocos que nos están dejando, como ciudadanos y no llevas a cabo la labor política que tienes como ciudadano, pasas a ser un mero ente físico consumidor abstracto, pasas a ser un objeto, dejas de ser ciudadano y no tienes derecho a la queja.

( Y con lo que nos gusta la queja en occidente, ¿te vas a perder esta oportunidad? ) .

Aquí, sin embargo, no hay ni un atisbo de invitación a la convocatoria del 25. Aquí no interesa que vaya a votar la mayoría, porque la mayoría silenciosa, esta que es tan fácil de controlar, es mejor que se quede en casa hablando de fúrgol y viendo el Sálvame Deluke.

Muy bien, sigue así, pero luego no me vengas con lloriqueos si dejas pasar otra vez la oportunidad de cambiar las cosas.

Ahora  no sólo es una obligación plantar cara, es un derecho a ejercer y además, esta vez no tienes la excusa del "no me lo creo", porque te están dando muchas opciones para elegir.

Yo casi que no me creo que estemos como estamos y nos vayamos a quedar así.

¿Hacemos algo?

No hay comentarios: