20 abr. 2012

Beirut - Port of Call .-

2 comentarios:

Alicia Gómez dijo...

Algo medieval, de repente, resurge de las cenizas, es algo que va al encuentro con lo profundo. Un capitán Nemo que viaja hacia la verdad de la sombra.

Nos encontramos en un punto difícilmente estirable...

Conociendo que la sangre roja intenta ser fluido de algo, de alguien que murió en un punto, en un lugar determinado. Un lugar ocupado por una música que viene desde el mismo centro de la tierra. Un canto de auxilio que nos mira al interior.

Después del equilibrio que mantienen los opuestos, es necesario revisarlo todo de nuevo. La caja de música vuelve a sonar y en cada latir, comienza a elevarse el tono, entran las cuerdas y, de repente, la cajita que escondía un microcosmos comienza a involucrarse con el aire.

La música es además respirable, penetra en nuestros pulmones y, como no encuentra salida clara, nos ensancha las venas como si de una droga indeterminada quisiera apoderarse de nuestra conciencia...

A veces, explota el corazón. Quisiera entonces morir y renacer. Solucionar la existencia humana con el chasquido de mis dedos y gritar por la ventana para curarme, o abrirme las heridas cerradas para corromper el aire que no nos pertenece.

Porque a veces, sólo a veces, es necesario sentirse poderoso y agarrar al mundo con el puño y estando bien cerrado, susurrarle despacito que no quieres dormir sabiendo que en el futuro se nos olvidó soñar.

Luisa Fernandez dijo...

Te ha gustado la canción?...>;D

Bienvenida Alicia, escribe usted de maravilla aliciamalisia.

je je je X)