4 mar. 2011

El Señor Sad .-



El Señor Sad siempre estaba triste, hacía tanto que no sonreía que su sonrisa se fugó un día y ya nunca más volvió.

Otro día su corazón, cansado ya de tanta pena se le escapó también, esta vez en forma de lágrima.

Así fue cómo empezó lo que con el tiempo se conocería como "la misteriosa desaparición del Señor Sad"...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Algo hay en los poros de la piel del Sr. Sad. Impermeable no era.