13 oct. 2010

Baño de mocos rosa.-



Madrid, siete y media de la mañana, otoño, un frio que te pelas, un sueño que te cagas y un viaje de cuarenta minutos por delante, caminas por las calles, oscuras aún, para llegar a la boca de metro, picas, entras, esquivas a tres zombis, llegas al andén entras en el vagón y te encuentras rodeado de caras ojerosas y bocas torcidas...una manera encantadora de empezar el día.

Salgo y por primera vez en ocho años (o mas) enciendo un cigarrillo nada mas salir al exterior, sintiéndome con una carga negativa de mocos rosa, como aquellos de Cazafantasmas 2 y una vez más, a pesar de, me alegro de haberme alejado de aquí, de haber dejado la prisa de los demás para los demás, de haberme dejado de tomar tan en serio.

No hay comentarios: