16 may. 2017

Presbicia .-





Érase un padre, una esposa y un hijo en un edificio entrando.

El padre abrió la puerta, pasó,
pasó la esposa tras él,
el hijo tras su madre también pasó.

Caminó por el pasillo la esposa,
tras ella el padre caminaba,
el hijo tras el padre también caminaba.

Llamó al ascensor la esposa,
el padre esperaba,
el hijo esperaba.

La esposa en la espera
dejó de ser esposa.

Subió al ascensor la madre,
el hijo también subió,
detrás les seguía el padre,
quien subió.

Al último piso llegó la madre,
el padre y el hijo juntos
también arriba llegaron.

La madre al salir del ascensor
dejó de ser madre.

Entró la mujer en la sala y cerró.

El padre, que ya no era esposo,
dejó de ser padre.

El hijo entonces se hizo hombre.

Quedaron dos hombres
frente a un ascensor parado,
frente a una puerta de una sala cerrada.
Inmóviles.

La mujer en la sala
dejó de ser mujer.
Se hizo libre y brilló.


No hay comentarios: