11 abr. 2017

Una marmota medita .-




Una marmota medita en su madriguera, mientras espera que Mahoma vuelva de la montaña. Pasados dos siglos, todavía no ha llegado a ninguna conclusión. 
Todo son conflictos.

Un armadillo rechaza su condición de omnívoro y su coraza se endurece todavía más. Nadie consigue penetrar en él jamás. 
La vida se le hace cada vez más dura.

Un lince con presbicia mete su cabeza bajo el agua, para ver si se le relaja el cristalino. Los peces no lo vieron claro.

Un perezoso decide no aparecer en las redes sociales, porque considera que ya vive suficientemente colgado. 
No imagináis la vida tan tranquila lleva.

No hay comentarios: