1 feb. 2015

Hector y el insulto a la inteligencia colectiva .-



Tengo en muy poca estima las largas peroratas sobre películas, que además, entre líneas, te están diciendo cómo la tienes que interpretar, si te tiene o no que gustar y lo poco guay o mucho guay que serías, si te gastas una pasta en pasar un par de horas de tu vida tragándote el producto.

He tenido la poco o buena fortuna de ver esta desafortunada peli, y es que esto de Hector es vergonzoso y muy lamentable para mi. Tan lamentablemente vergonzoso, que no puedo evitar escribir sobre esta pura mierda, que me he tragado en encefalograma plano y sin voluntad alguna para hacer otra cosa, mas que mirar, dormirme, echar para atrás, mirar, dormirme y así, hasta que conseguí terminar de ver esta basura neoliberal capitalista.

A partir de aquí, los que quieran sorprenderse por sí mismos con esta desacertadísima y malvada cinta, dejad de leer porque la voy a destripar completamente.

Resulta que la historia va de un capullo integral, que lleva profesionalmente una de las profesiones más absurdas que puede haber creado el hombre occidental. Es un no muy caro escuchador de personas, por las que no hace nada, más que medicarlas mal. Un gran capullo con una vida muy cómoda, que vive con una mujer muy mona e inexpresiva completamente.

Pero bueno el tema de que Rosamund Pike sea actriz, lo vamos a dejar para otro momento...Bueno no, no lo vamos a dejar. Esta chica es joven pero, ¿se ha operado o algo?. ¿Alguien lo sabe?. ¿Cómo puede no tener ni un gesto humano en el rostro NUNCA?.

En fin, pues resulta que este pusilánime sujeto, está viviendo en una casa de la hostia, en la que vive con esta mujer florero, aparentemente con el mismo CI que su compañero, con el que folla divinamente y aunque ella como persona, no parece tener ambición alguna, ocupa un cargo de la releche en una empresa de venta de fármacos o algo así, pura maldad. Pero tu te lo tienes que creer y te tiene que caer bien.

La historia propone, que un ser sin absolutamente ningún juicio de valor sobre lo que hace el, lo que hace su chica y cómo están sus pacientes y el mundo en el que vive, tiene una duda comillas existencial comillas y decide recorrer el mundo en busca de la felicidad. Porque claro, todo eso que hemos visto hasta ahora, que es la pera, a el, por lo que sea, no le llena.

A ver, un ser así de básico y con esa calidad moral, no puede tener este tipo de inquietudes en su puñetera vida, pero tu te lo tienes que creer y te tiene que caer bien.

Lo primero que hace Hector cuando decide dejarlo todo y ponerse a viajar, es gastarse una pasta loca en un equipo explorador muy chulo, todo rollo coronel tapioca, pero en carísimo y viajar en segunda clase, porque el es muy majo y así te cae bien. Pero como el mundo es así y los programas informáticos fallan, termina en primera clase, justo al lado de un banquero hijo del puta, que le lleva exactamente a eso en su primera noche en China, y en su primera noche en China, Hector que es muy buen tío, se acuesta con una japonesa buenorra y te lo tienes que creer, porque total son asiáticos todos y esto de la globalización va a así. Y aunque se ha ido de putas y ha pasado de su chica florero radikalmente, Hector te tiene que caer bien.

Luego se va hasta Nepal y allí se encuentra con unos budistas muy bordes y con Skype, yeah bay right, que flipan muchísimo cuando sopla en viento y mueve las oraciones de las banderitas de colores. No creo que a un budista, este tipo de cosas, como otras todas, las demás cosas del mundo, le lleven a  comportarse como un niño en una piscina de bolas. Igual me equivoco, pero el caso es que te lo tienes que creer, y te tiene que gustar. 

De ahí, el bueno y espiritual Hector, pasa a lo que según dicen, es África, Africa como algo general, como si fuera algo pequeño y dependiendo de dónde puedas ir, or not. Así sin vacunas y sin nada. Pero bueno, se va hasta un lugar de África, para visitar a su mejor amigo de la Universidad, que es médico y opera a la gente así a la brava en mitad de la sabana y es rubito y muy guapo y súper gay. Y en medio de la selva, le dice a su super amigo íntimo Hector, que es gay de una forma muy sutil, tocando el hombro de su negro y bello compañero. A mi me han contado, que si estás en África y eres gay, lo último que haces es tener un gesto en público con tu compañero, ni le miras vamos, básicamente, porque te juegas literalmente la vida por muy a tomar por culo, en la sabana, que estés. Pero te lo tienes que creer y te tiene que gustar.

Además te tienes que creer que Hector, no tuviera ni puñetera idea de la homosexualidad de su super mejor amigo de la Universidad y que su amigo se quedara en África a hacer el bien, porque como gay, no lo podía hacer en su propio país. Y te lo tienes que creer y te tiene que caer bien.

Allí también se encuentra con un malvado señor sudamericano que es Jean Reno, que es un narco sudamericano o algo así muy chungo, que está en África. No se sabe muy bien porqué. Igual el guionista se lió y como Reno hizo la de León, le puso en África...A saber.

Pequeño detalle, Hector lleva su libro de viaje, pero no lleva boli, los manga todos. Y todo el mundo sabe, que cuando te gusta escribir, nunca llevas boli encima. Y te lo tienes que creer y te tiene que caer bien.

El caso es que en Áfricaengeneral, todo el mundo está super bien y no pasa nada, salvo que secuestran a Hector, quien se libra de una muerte segura, gracias a haberle churrimangado un boligrafaco de oro puro a León, el sudamericano. Ok. Venga dame más.

Después de pasarlas putas en África, entiende que tiene que ir a ver al amor de su vida, que vive curiosamente, en una casa de putísima madre en Los Ángeles, una casa con piscina y todo super que te cagas de guay. 

Cuando su amiga le pregunta si su amigo en común de la universidad es feliz, la respuesta de Hector es " Es Gay" y su amiga le dice que eso no es lo que le ha preguntado. Luego le dice que de qué va, después de veinte años pasando de su culo, viniendo ahora a buscar la felicidad en su lujosísima casa de puta madre y pretendiendo cuestionarle su vida, sus hijos, su marido buenorro y su próximo embarazo. Qué de niños coño, qué agobio. Este personaje es el único un poquito coherente, igual es que como lo hace Toni Collette, pues ya me cae bien. Aunque tampoco es muy creíble, que viviendo en un casoploncio así, pase tiempo con sus hijos de calidad, como para querer un tercero. Pero vamos, que igual me equivoco.Y te lo tienes que creer y te tiene que gustar.

Y como los dos estudiaron esa maravillosa carrera juntos, se van a ver a un señor muy mayor, que investiga las ondas cerebrales para ver dónde se genera la felicidad. Estooo vale.

Hector estando allí, llama a su novia florero, de la que ha pasado olímpicamente durante toda la peli y mantiene una conversación de super amor que te cagas, que provoca una aurora boreal de felicidad en el cerebro de Hector, qué bonito.

Y la mujer florero inexpresiva, acepta encantada la vuelta del pedazo mamarracho ese con el que está liada, porque básicamente, se pierde muchísimo estatus en la sociedad cuando te dejan o lo dejas con tu pareja y mejor quedarse con este, que aceptar que hay que seguir buscando o que te vas a pasar sola el resto de tu existencia, le guste a la sociedad o no.

Así que ambos retardados mentales y emocionales, se reencuentran sin hacerse la más mínima pregunta de qué les ha pasado en este tiempo que han estado separados, se abrazan, se quieren mucho y encuentran la felicidad juntos, porque la felicidad según nos vende el sistema, es hacer ir haciendo el capullo por el mundo, ir a tu puta bola pasando de las personas o no tan personas, que te encuentras por el camino y vivir de puta madre a costa del resto del personal que habita el planeta tierra.

La felicidad son los otros.

Si los otros no están bien...en fin.

(- Te ha quedado muy hater tía.
- Ya, pero es que me estoy haciendo moñas.)

No hay comentarios: