2 abr. 2013

En Un Mundo Paralelo Feliz ( Tranco 3 ) .-


Bond James Bond, Jimmy para los amigos, recupera de un golpe en la cabeza asestado por su brillante compañero Raoul Silva la memoria emocional y se recuerda a sí mismo en una sauna gay de Roma con su antes compañero Raoul que le dice: “Si me necesitas Silva” mientras le asesta un sutil toallazo en las nalgas y los dos ríen.

A lo que Jimmy responde con un perfecto sonido vocal rollo Lauren Bacall en "Tener o no tener", como no podía ser de otra manera.

Aturdido por ese recuerdo y otros muchos que le vienen a la cabeza, se descubre maniatado en una silla frente a Silva y no puede por menos que increparle sorprendido: “ Pero tú no eras rubio!!! ¿Quién te ha hecho ese destrozo? Te queda fatal!!”

Silva, aliviado al fin al comprobar que su chico ha vuelto, concede en darle una explicación: El tinte me lo hizo Moneypenny que se entretuvo mandando whatsapps en un chat de grupo y me lo quemó. Pero no te preocupes cariño, que estoy así de incógnito para que M no me pille, he preparado todo para fugarnos y volveré a ser el Latin Lover que te cautivó.

M por su parte, frustrada porque a pesar del cambio de sexo sigue sin pillar cacho y muy cabreada al descubrir que a James no es que no le gustara él cuando era él por ser hetero, si no que no le gustaba él ni como hombre ni como mujer a pesar de todo el amor que le daba, opta por intentar cargarse a los dos enamorados pero sin éxito.

Así que Jimmy y Silva se refugian en una isla recóndita muy gay del mediterraneo y viven felices haciendo yogures, todo el día entre leche, con una piel estupenda los dos.

M que no sabe qué hacer ahora que es mujer y ha perdido a Jimmy para siempre, desespera e intenta cargarse con una bomba a todo el servicio de inteligencia británico en un subidón malísimo de andrógenos.

Por suerte Moneypenny la encuentra en el momento de detonar la bomba y le confiesa que a ella le ha gustado mucho siempre de hombre y ahora de mujer más porque ella es muy bollera de toda la vida.

M alucina en colores pero agradece el gesto de la hasta ahora discreta y silenciosa secretaria, así que la invita a tomar un té en la cafetería de la National Portrait Gallery que tiene unas vistas muy bonitas, aún cuando llueve.

No hay comentarios: