17 ene. 2013

To catch them all .-



Había una vez un ser que se emocionaba tanto tanto cuando veía una estrella que todo él se llenaba de un placer que conmovía su alma.

Había una vez un ser que soñaba de día y reía de noche mirando el cielo estrellado quedando en él sus sueños cobijados.

- ¿Y si las cojo todas? - Pensó un buen (mal) día. - ¿Y si me las guardo y así las tengo aquí conmigo siempre?. ¿Y si me las quedo en un cajón para siempre y las hago mías? Sólo mías para verlas cuando quiera, para tenerlas siempre conmigo.

Había una vez un ser que se hizo con mil estrellas porque las amaba, porque las quería para sí, porque las quería tener siempre.

Había una vez un ser que terminó con un cielo estrellado y lo dejó a oscuras por querer tenerlo en un cajón guardado.

Había una vez un ser que por no saber querer perdió todo el placer.

No hay comentarios: