10 jul. 2012

Seriously is boring .-



Very indeed.

Últimamente todas las conversaciones van hacia el mismo tema, la insoportable gravedad del ser.

Por suerte todas las personas, fascinantes personas, con las que hablo tienen clarísimo que tomarse en serio es una absoluta pérdida de tiempo.

No es que seamos una panda de inconscientes ni mucho menos, pero ¿me puedes decir de qué te sirve actuar cual encorsetado personajillo de la corte de Maria Antonieta?. Si pasaron años poniéndose absurdos disfraces y maquillando sus rostros para no mostrarse al mundo para terminar con la cabeza separada del tronco en una cesta ( eso igual sí tiene alguna gracia).

Sabida esa lección histórica para qué repetirla. ¿Por qué repetirla? Con lo divertido que es levantarse por la mañana mirarse al espejo y pensar: "Para qué me miraré tanto si los demás no me ven igual que yo."

Y sonreír, poner una mueca, la mejor de las muecas y ver que así haciendo el payaso se empieza mucho mejor el día.

A estas alturas seguimos aguantando trajes encorbatados. ¿De verdad no os dan ganas de pintarlos de rosa, o de amarillo o con rombitos y ponerles unos grandes zapatones rojos? Deberíamos salir a la calle con la nariz pintada de rojo en protesta a un absurdo juego de otros al que ya no queremos jugar más.

¿Quién se apunta?


No hay comentarios: