14 sept. 2010

Tarde



- Simón no fue culpa tuya, uno no puede estar en todo siempre.

Pero a Simón no le valían excusas, ni explicaciones, él sabía que era responsable de lo ocurrido porque siempre llegaba tarde. Siempre sopesaba demasiados pros y múltiples contras de cada situación, y para cuando quería actuar, el momento había pasado.
Admiraba, eso sí mucho, a esos que se dejan llevar por los impulsos del corazón sin pensar en consecuencias inexistentes.

Esa lección la tenía que aprender pero el modo en que lo hizo fue tan doloroso, estaba tan lejos de lo estipulado que no sabía cómo reaccionar, cómo gestionar lo ocurrido,... así que tomó una determinación, ya no perdería jamás un minuto pensando en "lo que podría pasar si..." ya que era, sin duda, una pérdida de tiempo y de las cosas buenas que el tiempo te da.

No hay comentarios: