19 ene. 2016

Miss Backwards .-




Vivía feliz Miss Backwards, pensando en nada cada día, hablando sin parar, de lo que los demás querían hablar. 

Uno de sus pasatiempos preferidos, era charlar y cuchichear, siempre de otros. (Nunca de ella. Como si ella, no importara. Como si ella, no estuviera.)

No sabía, que eso, era un poco, como agotarse sin más, pues si no hablas con la persona de la que hablas, poco vas a mejorar.

Todo esto, Miss Backwards, no lo notaba en su día a día, ella simplemente bailaba, con la música que le ponían.

No elegía nunca cuál. (Igual, es que no tenía, gusto musical).

Muchos progresos y éxitos, sentía que conseguía, pues todo el mundo alrededor, la misma corriente seguía.

Extraño concepto este de progresar, cuando se va para atrás o no se va, a ningún lugar. 

Extraño, eso de un éxito, valorado según unos valores, que habría que valorar.

Todo esto cambió un día, así sin más. 

Un extraño día, de esos de verdad.

Se levantó Miss Backwards, una mañana fría, de frío invierno.

Se puso el pantalón del pijama al revés: la parte de arriba comenzando por los pies y la parte de abajo, por su envés.

En ese momento no notó nada extraño, hasta que, tras ponerse las zapatillas, en vez de avanzar hacia el baño, volvió a la cama otra vez.

- ¿Qué está pasando? .- se preguntaba. Mientras de la cama salir intentaba.- ¿Una pesadilla, un terremoto, un cambio de eje, tal vez?.

Miss Backwards, no comprendía, lo que le sucedía ese día.

Pero es fácil, ya sabéis:

Ella simplemente, aun creyéndose despierta, dormía. 

Como los demás dormían.

Solo que ese día notó, cómo de la cama, salir no podía.

.....


No hay comentarios: