4 sept. 2012

La increible historia del soplador de hojas .-


Barcelona 6:30 A.M. sí, A.M madrugada, momento el cual consideran el más adecuado para limpiar las calles en los servicios de limpieza metropolitanos de la ciudad Condal (Condal de no dejalnos dolmil).

Ricard que se levanta cada día a las 5 A.M. de la madrugada, Ricard que no duerme ni de día ni de noche, el joven Ricard que con sus 21 añitos y en pleno verano no pudo evitar salir un poco más de lo acostumbrado ayer para sentirse vivo, se enchufa los cascos con la música a tope para no caer desfallecido hoy, se enchufa el Ipod y se enchufa a su nueva, pseudo-eficaz y muy ruidosa máquina sopladora de hojas para amontonar los comienzos de septiembre en los rincones de las calles para luego recogerlos...o no.

Barcelona 6:40 A.M, Albert de 33 años quien por fin ha conseguido entrar en los servicios de limpieza lleva toda su jornada laboral la cual ha comenzado a las 2 A.M. sí, de la madrugada, momento el cual consideran más adecuado para emprender turnos de trabajo los condales jefes de logística del servicio de limpieza metropolitano de BCN, lleva como decía toda su jornada laboral  un poco tirado y empieza a caerse de sueño, Albert conduce un pseudo-cochecito-limpiador-de-aceras que deja todo mojado de una especie de baba olor a tabaco rancio, pero eso a él no le importa, es por lo que le pagan y él lo hace, eso sí, hoy tiene un sueño sideral, así que pone la radio (CASIO) que lleva en el salpicadero un poco más alta de lo normal para que no se le vaya el pseudo-coche-limpiador otra vez a la cuneta como hace un rato. 

Ricard y Albert no se conocen pero trabajan en la misma zona de BCN, tampoco conocen a Pilar de 27 años encargada de recoger los cascos vacíos cada día a las 7 A.M. momento que según los servicios de limpieza metropolitana es el más adecuado para provocar la hecatombe de cristales rotos cada día, sábados y domingos incluidos, ¿por qué no?. Y al no conocerla no saben que Pilar ayer discutió bastante con su chico y no ha dormido nada tampoco esta noche, por lo que lleva la radio del camión de reciclaje a modo  'Concierto Sonar de Noche' para no dormirse en las próximas ocho horas que le esperan.

Los tres van haciendo su camino rutinario de limpieza cual zombies, sordos e inconscientes del malestar que generan en todo el vecindario, los tres se despistan con el cambio de pista: 

A Ricard se le para el Ipod y baja la cabeza mientras su soplador de hojas sigue funcionando. 

Albert en una (hoy ya la tercera) maniobra torpe con su pseudo-coche-limpiador tropieza con un bolardo y provoca la rotura de uno de los aspersores de agua pero él sólo quiere recuperar su radio CASIO que se ha caído del salpicadero y ha dejado de sonar.

Pilar por su lado busca otra emisora ya que han puesto una canción de Lionel Richie y estas siempre le ponen de muy mal humor.

07:15 A.M. Barcelona, ciudad condal, confluencia entre el pasaje, la avenida y la calle por la que van soplando, limpiando y reciclando, el Ricard, el Albert y la Pilar, preocupados los tres de sus aparatos de estímulo cerebral para no quedarse dormidos mientras trabajan, motivo por el que provocan el choque del camión de reciclaje con el pseudo-coche-limpiador-de-aceras el cual al tener roto el aspersor moja todas las hojas que Ricard había amontonado en la esquina del triple encuentro, con lo que Ricard despierta esta vez sí, lanza el chorro intenso del soplador de hojas dirección a la cabina abierta de conducción del camión de reciclaje, momento en el que Pilar se acuerda de Lionel Richie y de muchos otros moñas más y tratándose de zafarse del soplo atroz, acciona la palanca de expulsar su cubo de vidrios antes de que este esté en la posición correcta y termina por descargarlo sobre el pseudo-coche-escoba-cenicero de Albert quien al fin ha encontrado su radio y la sintoniza con... (ver vídeo superior).

No hubo heridos, los tres están bien y lo que es más importante los vecinos duermen desde entonces gracias a que se adaptaron los turnos de trabajo de limpieza metropolitana a algo más lógico con los ritmos vitales del ser humano.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

A veces, es que te sales...cuando se te siente entre las letras...

Luisa Fernandez dijo...

In Shirius?? Tenía grandes dudes pero he pasado y aquí está....Gracias!!!
>;D