12 ago. 2007

Utopia para el nene guapo



Gran canción de los tiempos donde la noche no era salvaje sino canalla, gran canción que me lleva a los tiempos en los que la mañana nos sorprendía de charla en bares exclusivos para grandes pensadores nocturnos, cuando las cinco de la madrugada era la hora perfecta para empezar una partida de ajedrez y sólo el alcohol y los cigarros bastaban para aderezar una velada.

Canción que se sentía recorrer los cinco sentidos más el sexto que sólo se despierta a ciertas horas en los chill outs donde se descansaba de todo menos de la resaca, porque sencillamente no había.

No había excesos, nada se forzaba, nada era artificial. No para nosotros los que vivimos conscientes cada instante sin tener que huir de la realidad, por que la realidad nos divierte, nos acompaña y no nos pesa.

Me faltan charlas, y nenes guapos y risas sanas y miradas limpias.

Pero no claudico en el empeño de encontrar esa magia de nuevo.

Aunque la noche parezca que ya no quiere ser compañera de nocturnos sino de sonámbulos.

No hay comentarios: