26 feb. 2011

I'm dying just to let things go .-



Sitting on the cigarette butt front porch
I could ask you "are you dead like me?"
Call me what you will, but call me again
It's true I don't talk too much

Because our lips won't last forever
And that's exactly why
I'd rather live in dreams and I'd rather die
Because our lips won't last forever
And that's exactly why
I'd rather live in dreams and I'd rather die

Pretty face could you make the jump with me?
I'm dying just to let things go
Do you remember the lightening storm?
It was the first time that I really felt you

Because our lips won't last forever
And that's exactly why
I'd rather live in dreams and I'd rather die
Because our lips won't last forever
And that's exactly why
I'd rather live in dreams and I'd rather die

We've got eyes on the back of our heads


19 feb. 2011

Glasser: Mirrorage .-



We live alone, we live alone,
Ooh-ah ooh-ah ooh-ah ooh-ah...

Unearthed, a great divide, a dark untrusted plane
The self a lonely terrain
With temporary lines
How... can I trust in you?
How... can I trust in you?
Ooh-ah ooh-ah ooh-ah ooh-ah...

I'm stabbing at the air, at nothing
But something pulls me under...
How... can I trust in you?


17 feb. 2011

14 feb. 2011

Valentín ¿es de valiente?.-



Hace un año Valen vivía con su amor. Hace un año Valen tenía dos perros, tres coches, una hipoteca y cinco créditos y Valen era un tipo feliz…Encantado de conocerse, encantado con el sistema en el que tan perfectamente encajaba.

Hace un año Valen tuvo un mal día, un día cojo de esos en los que deberías volver inmediatamente a la cama para despertar en otro día distinto. Pero no pudo ser, tuvo que vivirlo, tuvo que errar y fallar en un día cojo, uno de esos días en los que la boca no para y lo suelta todo, uno de esos días en el que perdió el trabajo que mantenía sus créditos, su hipoteca y sus tres coches, que fueron desapareciendo durante el último año, primero el utilitario y con él se fue un crédito, después el deportivo y allí se fueron dos más, finalmente el 4x4 para celebrar las Navidades…

Lo que nunca pensó Valen es que al perder todo esto perdería también a sus dos perros los cuales se llevó “su amor” esta misma mañana.

And I wonder .-





How does it feel like, to wake up in the sun.
How does it feel like, to shine on everyone.
How does it feel like, to let fovever be.
How does it feel like, to spend a little lifetime sitting in the gutter.
Scream out sympathy.

How does it feel like, to sail on the breeze.
How does it feel like, to spend a little lifetime sitting in the gutter.
Scream out sympathy.

How does it feel like, to make it happening.
How does it feel like, to breathe with everything.
How does it feel like, to let forever be.
How does it feel like, to spend a little lifetime sitting in the gutter.
Scream out sympathy.

How does it feel like, to be a cristophe (!?)
How does it feel like, to spend a little lifetime sitting in the gutter.
Scream out sympathy.



9 feb. 2011

Bullshit .-



Adoro el jazz, esa es mi única verdad. A los 19 me iba a pasar las noches del sábado al populart en la calle huertas para poder escuchar jazz en directo mientras me bebía una cerveza y aporreaba la mesa al compás de la batería. Una vez uno de los camareros nos preguntó si sabíamos dónde estábamos….Evidente, no es lo que nos tocaba hacer.

Y es así, cuando tenía un año hablaba perfectamente y cuando nació mi hermana dos años después empecé a hablar mal para que ella pudiera entenderme. Porque sí, sabiéndome sola desde el primer momento sabía también que estar aquí es compartir y si no me entendía nadie porque no hacía lo que tocaba a mi edad, ¿qué iba a compartir?

Adoro el jazz, esa música de músicos que no necesitan de partitura porque todo lo saben, esa música que te toca el alma, esa música auténtica y única como esas pocas pocas cosas auténticas y únicas que consigues encontrar en estos largo largos años que nos tocan vivir.

Así que me empapé de pop y de rock y de indie y de blues y de tecno, minimal, dark, trans, dance, disco… para poder compartir, para poder compartir-me, para poder estar menos sola en esta vida que te ofrecen a ti, sólo a ti para estar sola. Para estar menos sola.

Pero adoro el jazz, los 180 dan para mucho aunque intente atraparlos bajo un manto de soma, los 180 se quedan ahí para acompañarme, para que pueda aprender lo que se supone que se tiene que hacer, para poder ser un “cives”, cuando en realidad me importa una mierda, para ser lo que se supone que tiene que ser un humano.

Aunque no creo que exista algo más auténtico y más humano que un buen concierto de jazz…compartido.



5 feb. 2011

Don´t tread the daisies .- Capitulo I: El Señor Care.-

El Señor Care vivía en una pequeña casita en la colina del prado, desde donde podía otear la aldea que tanto amaba. Vivía lo suficientemente alejado como para tomar perspectiva pero lo suficientemente cerca como para acudir en ayuda de sus convecinos si algún día necesitaban de ella.

Al Señor Care le gustaba la soledad y también charlar en compañía, pero lo que más le gustaba era ver los rayos de Sol sobre su pequeño jardín de margaritas, momento mágico en el que parecían brillar doradas hermosas, bañadas por tonos anaranjados justo antes del fin del día.

Los vecinos de la aldea subían siempre que el tiempo acompañaba, a disfrutar junto al Señor Care de esa hermosa vista al atardecer. Momento que aprovechaban todos para contarse lo acaecido durante el día entero.

Al Señor Care le gustaba hablar, casi tanto como le gustaba el silencio.

Capítulo II: La llegada.-

Un buen día…

Bueno, tal vez no…

Dejémoslo en un día cualquiera, un día que no tenía nada de diferente a los demás, un día sin saber cómo, ni por qué, llegó a la aldea un nuevo personaje al que todos saludaron al entrar…pero él no escuchaba sólo bailaba dando vueltas sin parar.

El personaje no parecía tener orejas…pero algunos aseguraban que sí tenía, al menos tenía oídos puesto que de ellos colgaban dos cables, uno a cada lado de la cabeza, y estos estaban a su vez conectados con un extraño aparato que colgaba de su brazo derecho.

El personaje al que decidieron nombrar como el sordo bailarín, paseaba por las calles balbuceando lo que parecían tonos de alguna extraña canción, sonreía a todos pero no les veía realmente, saludaba a todos pero no hablaba con nadie y paseaba por las calles, pero parecía que no pertenecía a ningún lugar.

Capítulo III: El Encuentro.-

Un tarde de lluvia el Señor Care, quien desde su casita de la colina podía otear todo lo que en la aldea acontecía, no pudo dejar de reparar en cómo el nuevo transeúnte se había quedado aislado bajo un Baobab no muy lejano dando vueltas bailando.

Sin pensarlo demasiado, ya que para el Señor Care primero estaba el bien del otro y luego su propio cuidado, salió con su mejor paraguas a recoger al sordo bailarín y traerle a su casa.

Se habían oído rumores ya de que el tal sordo era un poco desastre.

Se había escuchado también que no oía porque no quería y que su aislamiento era voluntario.

Se comentaba que el Sordo Bailarín no era bueno para nadie, ya que no hacía caso de nada y nada parecía importarle.

Todo eso le dio igual al Señor Care…: Tenía que cobijarle.

Capítulo IV: Y Fin.-

Cuando el cielo escampó y de nuevo salió el Sol, el Señor Care, un poco cansado ya en cierto modo de ver y ver bailar a su invitado, sin que este con él una palabra hubiese cruzado, decidió que la hora de mostrarle la salida al mencionado realmente ya había llegado.

El Sol brillaba con sus últimos rayos, el jardín del Señor Care estaba bañado por pequeños arcoíris que entre sus margaritas se habían formado.

Y un pequeño grupo de aldeanos subía hacia la colina para acompañar al Señor Care de nuevo en otro atardecer.

Pero qué horror, qué espanto, el Señor Care salía de su hogar con el Sordo Bailarín al lado…

- Cuidado Señor Care!! Cuidado!! – gritaron los aldeanos al ver como el Sordo Bailarín dando vueltas se acercaba al jardín.

- Cuidado !!– dijo entonces el Señor Care a su invitado.

Tarde fue pues ya las margaritas había pisado.

Capítulo V: Moraleja.-



No debemos malgastar tiempo con quien sordo decide estar, pues el tiempo nos lo hará luego pagar.


3 feb. 2011

Hot Surface .-





Hace dos días me desperté con lo que parece ser una quemadura en el dorso de mi mano,
no tengo ni idea dónde ni cómo pasó,
pero recuerdo que puse la mano en el fuego por ti.

¿Quién me mandaría a mí sacar la mano del bolsillo?.
Así sin más…
Por tu cara bonita.