29 jul. 2014

The Sugarplastic - Little Teeth .-

Utepils .-



"Sentarte fuera en un día cálido disfrutando una cerveza" y practicar mindfulness ya que estamos.

Estar en un aquí y ahora que realmente merece mucho la pena presenciar.

Eso pasa muy pocas veces en esta ciudad, pero en el refugio es cosa cotidiana y apetece mucho volver a casa, tras meses de acoso por tanta gente equivocada todo el rato.

Gente que está todo el rato corriendo, todo el rato haciendo el monguer, con cara de serio, para nada.

Sí, para nada, porque lo único que importa realmente es sentarse al Sol y dejarse llevar por el aquí y ahora.

Lo demás son chorradas neoliberales que no nos traen nada bueno.

Últimamente no paro de darle vueltas al por qué de nuestra diferencia a la hora de entender el caos que nos envuelve. Creo que el tema está en el tiempo que le dedicamos a entender lo que nos pasa, creo que ahí está lo que nos diferencia a unos de otros en este absurdo.

Mientras unos nos metemos entre libros y enroques neuronales para comprender e intentar mejorar algo que no nos encaja, otros prefieren salir, pillarse el pedo de la vida y dejarse atiborrar de grasas en rimbombantes restaurantes y que otros les sirvan (o les sean serviles, que también les mola eso).

Cuando lo importante es saber sentir, saber entender lo sentido, dejar que se meta dentro y salga, entre muy, muy profundamente y salga, una y otra vez.

Soltar y soltar y no apropiarse del Ego, que es malísimo y sienta generalmente muy mal a la larga.

El modelo que nos imponen es una caja en la que no cabemos, yo no quepo, tu no cabes y tu que te crees que sí, saldrás en cuanto cojas un gramo de más.

Así que:

No comáis Ego este verano, porque puede ser decisivo para lo que nos llegará en Septiembre, que va a ser telita y puede ser muy emocionante si estamos atentos.

10 jul. 2014

Georges Brassens - Les amoureux des bancs publics .-

TU .-



No es que te quiera por ser más alta que las demás.

Ni más bonita que esa chica con la que me cruzo cada medio día.

Ni más divertida que estar con mis amigos.

No es que te quiera porque tengas la piel más suave,
los ojos más intensos,
la sonrisa más perfecta que otras tantas.

No es que te quiera porque tienes más títulos que otras,
colgados en la pared.

Ni por los libros que has leído.

Ni por tu forma de vestir.

Te quiero porque cuando tu estás,

toda la música me hace bailar.

9 jul. 2014

Wye Oak - The Tower .-

Subpartes simétricas especularmente entre sí .-



Llegados a este punto confieso:

Cada paso que doy

lo hago pensando en ti.

Así no tropiezo.

Y además informo:

Este cogió un huevo,
este lo peló,
este lo puso al fuego,
este lo guisó

y a este pequeñito

me lo como yo

8 jul. 2014

Radiohead - No Surprises .-

SU .-


(Una historia terrorífica que da mucho miedito) 

En las noches de verano, cuando la luna se esconde tras un columpio plateado, aparece de la nada, el SU.

El SU es un algo inapreciable de entrada, las personas poseídas por el SU, la mayoría de las veces, no son conscientes de que lo llevan dentro.

Cuando conoces a alguien que lleva el SU, este no se manifiesta de entrada. Lo que ves al conocer a alguien SU, es puro atractivo, pura paz y puro cuidado por el mundo.

No es así, el SU es algo tan sibilino que va comiéndose el alma del poseído, quien termina abandonando las buenas cosas de la vida, porque SU, ya no le deja apreciarlas.

SU entra en el corazón de los más nobles y empieza exigir placer, exigir satisfacción, exigir honores, exigir reconocimiento y se come las almas.

Si te encuentras con algún SU, no podrás saber que lo tienes en frente hasta que sea demasiado tarde. Hasta que te de un golpe de gracia, que en apariencia no es nada, pero que irá destrozándote por dentro poco a poco, lentamente, hasta vaciarte.

Tras eso empezarás a notar que piensas sólo en ti, en lo que es mejor para ti, en lo que te apetece hacer a ti y lo que quieres conseguir tu y olvidarás todo lo demás.

Son los primeros síntomas de haber tenido contacto con un SU.

Y se está investigando mucho pero al parecer es muy complicado escapar del encuentro con un SU.

Sólo el cariño de los amigos, la sonrisa de la buena gente que llega y un abrazo de esos grandes grandes, pueden hacer que el SU desaparezca de dentro.

Yo lo he visto.

2 jul. 2014

Johny Cash - Hurt .-

El León Traumado.-



(- No fastidies!!! - Eso parece.)

Había una vez un León Feliciano, que pasaba los días leyendo a la sombra de un GRAN PIANO.

El León Feliciano, pasaba los días cobijado tras sus grandes gafotas, leyendo las pequeñas notas, que escribían las hormigas en su gran piano sombrilla.

Y rugía el León preocupado y decía, que las hormiguitas siempre contaban grandes historias y así con estas él se hacía una idea de cómo andaban las cosas, que no iban bien y a el no le agradaban, por eso en su gran piano se refugiaba.

Al León Feliciano no le gustaba de natural, el sitio donde debía estar, no le gustaba la estepa, ni los animales que allí habitaban, por eso un día se fue a vivir junto a la orilla del Mar.

Y allí vivió feliciano durante largo largo rato. Conoció a muchos animales de la costa y a otros animales que como él, buscaron un sitio más acorde con su manera de ser.

Tan bien lo pasaba el León Feliciano con sus allegados,  que montó junto al Mar un Chiringuito llamado FENOMENAL, pues así es como se sentía él allí y todos los que allí iban.

( - Y ¿qué pasó? ¿qué pasó más? )

Un día se levantó el León Feliciano y vio, que su chiringuito se había desmoronado.

¿Una tormenta quizás?, ¿Un movimiento de tierra?, ¿Un huracán?.

- Fue un accidente, sin más, nada más que un accidente.- se decía el León.- Lo arreglaremos fácilmente. 

Pero no fue así. 

Se le coló en el local Fenomenal, quien no merecía entrar y según entró destrozó todo lo que tenía en frente.

(- Vaya Plan. - Ya te digo.)

Total, que el León Feliciano al ver que lo que más quería estaba destrozado, y por mucha gente que venía, nadie le echaba una buena mano. Se refugió en su GRAN PIANO y de allí no salió más.

Y lo que es peor.

( - ¿Peor? - Sí, mira)

Se asustó de sí mismo el León, pues ya no sabía más que rugir feroz, para que nadie se le acercara. Pues todo el que se le arrimaba, mas que mejorar empeoraba, la reforma del local.

( Pobre León. - Da penica. - Total.)

Y si había algo que el León no quería. Algo importante para el León en su vida, era ser un Buen León. 

Y al ver que sólo sabía gritar y rugía mogollón, se apartó de todos y todo.

(- Y ¿se le pasó? – Pues mira, de momento, no.)

Vaya Plan. Vaya Plan.