28 oct. 2013

Jagwar Ma - Come Save Me .-

Callado muy Callado .-



Callado muy Callado era un chico muy reservado, que siempre se quedaba a un lado observando el ruido que hacían los demás al conversar, intentando comprender su manera de actuar.

A Callado muy Callado no le gustaban las fiestas, ni las reuniones grandes, ni los grupos, ni los bailes, donde siempre se quedaba en un rincón voluntariamente apartado.

No es que no tuviera nada que decir, simplemente era callado porque no encontraba con quien compartir un rato tranquilo de charla feliz.

Callado muy Callado no deseaba nada mas que apartarse de todas las malas emociones, pero veía tantas cada día que eso bastante difícil se lo ponía.

Callada muy Callada era una chica en apariencia apocada, pero quienes la conocían sabían que no era así, simplemente callaba cuando no tenía nada que decir, pero si no, hablaba y hacía siempre sonreír a su gente.

Un mal buen día, uno de esos días en los que parece que el mundo se hace demasiado pesado para cargarlo y la espalda se levanta dolorida del esfuerzo del día anterior por sobrellevarlo, Callado muy Callado sin ganas todo hay que contarlo, acudió a una reunión y en un rincón como siempre a observar se colocó.

Callada muy Callada de su presencia se percató y entonces, entonces a Callado muy Callado se acercó con un helado.

- ¿Quieres? .- preguntó Callada muy Callada a Callado muy Callado al tiempo que el helado le mostraba.

Callado muy Callado un poco aletargado en sus pensamientos, no supo qué decir. Pero sonrió.

- ¿Eso es un sí? .- dijo Callada muy Callada mientras que con su mano el helado le acercaba.

Callado muy Callado, realmente asustado, puesto que todo esto para el era no sólo inusual, sino inesperado. Tan sólo pudo asentir con su cabeza al tiempo que gustaba del frío alimento.

- Y bueno, dime, ¿qué haces tu por aquí?.- Insistió Callada muy Callada a quien no le importaba que Callado muy Callado notara el interés que en ella había surgido hacia él. Puesto que era cierto, le había gustado y nada malo había en hacérselo saber.

Callado muy Callado, como no estaba para nada acostumbrado al contacto con humano, levantó los hombros y abrió la boca pero de ella no salió una sola nota.

- Vaya, veo que te cuesta hablar. A mí también aunque, jeje, nadie me cree. ¿Te parece que salgamos de aquí y tomemos algo los dos en un sitio más tranquilo?

Callado muy Callado totalmente desatinado, señalo a Callada muy Callada y dijo:

- Se te va a caer el helado...por ahí.- Y señaló el cucurucho que se estaba mojando ya, aunque no mucho.

A Callada muy Callada ese comentario la hizo sonreír y como le pareció muy tierno insistió:

- ¿Eso es un sí?.

Y así empezó una larga charla entre dos personas calladas muy calladas un mal buen día mientras un helado compartían.


22 oct. 2013

Foster The People - Pumped Up Kicks .-

El Señor Overdue.-



El Señor Overdue era todo un caso, hiciera lo que hiciera siempre llegaba con retraso.

No era pereza, ni tedio, ni desidia, no era eso. Simplemente el Señor Overdue llegaba a los sitios mas tarde de lo que los demás consideraban era lo normal.

Sus padres, muy acertados, optaron por llamarle Tim, Tim E. Overdue, puesto que su nacimiento también fue bastante lento. De hecho Tim llegó tarde, casi un mes y además era tan grande, que costó un buen rato sacarle.

En sus fiestas de cumpleaños siempre le pasaba algo que le impedía llegar para la sorpresa inicial. Actuara como actuara, programara lo que programara, por mucho que el reloj adelantara, tarde Tim siempre llegaba. Tan tarde tan tarde que hacía que los invitados olvidaran que estaban en su fiesta para felicitarle.

El día de su graduación, cayó tan tremendo chaparrón que no llegó a la ceremonia y sus padres entendieron que lo de la carrera había sido una coña. Puesto que nunca con el birrete le llegaron a ver, así que dieron por hecho que les engañó y nunca los exámenes superó.

En sus citas amorosas llegaba tarde, como no podía ser otra cosa, pero aún así con una chica pacientisísima dio, que le esperó y le esperó.... hasta el día de su boda, en el que a Tim se le atravesó en el camino un accidente y llegó tan tarde que su novia, hartita ya, con su mejor amigo se casó en un repente.

Se esforzara lo que se esforzara el Señor Overdue nunca a tiempo llegaba.

Pero Tim mal no lo pasaba, porque el sabía que bien se esforzaba. 

En realidad Tim todo lo hacía muy bien, pero no llegaba a tiempo para que los otros lo pudieran ver.

Y aunque los otros pensaran que Tim E. Overdue se retrasaba por desidia, por pereza o por pura inercia. Y creyeran que en el fondo prefería pasar el día a revés, haciendo lo que quería con el tiempo, ya lo veis.

Lo que los demás pensaran al Señor Overdue, a Tim...le importaba una mierda.

Por eso llegaba cuando llegaba y si había alguien bien y si no, se la soplaba.


15 oct. 2013

My Favorite Things - John Coltrane .-

Liado muy liado .-



Liado muy liado era un tipo que andaba siempre muy ocupado. Atareado con mil y un recados. De arriba a abajo y de lado a lado.

Le gustaba a Liado muy Liado tenerlo todo previamente muy bien programado antes de actuar y eso ya sabemos lleva un tiempo innecesario en la vida, que corre deprisa, termina y no avisa.

Aún así Liado muy Liado pasaba el tiempo haciendo y deshaciendo en su mente y luego la realidad le sorprendía de repente, porque al final son los demás los que deciden qué se hará o no se hará y contra eso por mucho pensar no puede uno luchar.

Pobre Liado muy Liado por no querer hacer las cosas sin meditar al final le salía todo un poco fatal.

Liado muy Liado no quería nada mas que evitar equivocarse, pero eso amigos es perder un poco el poco tiempo porque los humanos actúan normalmente sin hacer caso a su corazón ni pensar en sus sentimientos, por eso todo termina siendo un desacierto.

Liada muy liada era una mujer pausada, que en apariencia no hacía nada de nada, pero quien tenía la cabeza siempre bastante enmarañada de cosas diversas.

A Liada muy Liada le encantaba pasar las horas mirando las hojas de los árboles mecerse al compás y uno de sus juegos preferidos era adivinar cuál de ellas caería primero al ver el otoño llegar.

Liada muy liada sin embargo actuaba con el corazón, a pulso e impulso pues aunque pausada, sabía bien, que el tiempo pasa una sola única vez.

Un gran gran día Liada muy Liada con su cabeza bien alzada miraba un enorme castaño cuando el Otoño despuntaba. Miraba y miraba una de sus ramas para ver si efectivamente la hoja número veintitrés caía justo a las seis. Ah no os conté!! A Liada muy Liada su paciencia infinita le venía de retratar cosas exquisitas. Así que efectivamente la hoja cayó a las seis justo cuando Liada muy Liada tenía preparada su cámara con la luz adecuada.

A esa misma hora, en ese mismo lugar vino a tropezar Liado muy Liado, con tan poca mala suerte que cayó justo al lado de la cámara de Liada muy Liada.

- ¿Se encuentra bien?.- Preguntó Liada muy Liada ya con la cabeza agachada.

- Pues no sabría qué decirle, no tenía esto previsto y ahora no sé si caí o me tiré. Déjeme que lo piense y le diré.- Respondió Liado muy Liado completamente desconcertado.

- No se preocupe seguro que está usted bien. Es que las hojas resbalan pero no pasa nada ya ve.- Le dijo Liada muy Liada mientras lo levantaba.

- Que las hojas resbalan lo sé bien y por eso este calzado adecuado compré, mire. Por eso no entiendo cómo ha podido ocurrir este desatino.

Liada muy Liada quedó encantada de encontrar semejante personaje simpático y desconcertante, así que sonrió y resolvió.

- A veces las cosas pasan sin mas, no podemos evitarlas, simplemente tienen que pasar. ¿Le invito a un café y me cuenta quién es usted?

Y así comenzó una gran conversación sencilla, divertida y simple entre dos personas...en apariencia Liadas muy Liadas.


7 oct. 2013

Vampire Weekend - Finger Back .-

En Un Mundo Paralelo Feliz ( Tranco 5 ) .-



Rambo, John James Rampo, a quienes sus padres sin saberlo ya le pusieron al nacer el nombre de quien sería uno de sus amores platónicos adolescentes, John Wayne (Marion para los amigos).

Rambo, tan grande y fuerte como sus genes griegos prometían y con unas espaldas espartanas dignas de la entrada triunfante de un guerrero hoplita. Arranca en furia cuando a la vuelta de la guerra pretenden raparle el pelo, con lo suave, liso e hidratado que lo tiene y lo mucho que le ha costado cuidarlo entre tanta sangre y tanto mosquito de río asiático.

Rambo, un poco hasta las pelotas, por qué no decirlo, del mal trato recibido a su vuelta, sobretodo por el Sheriff Teasle (hetero y mamón como el solo) ya que según él, las bellas melenas de John ponían en entredicho su hombría en el campo de batalla.

John James tras una somanta palos por negarse a cortarse las lanas, estalla y se pone a pegar tiros como una locaza muy cabreada, con una ametralladora M60, que hace que lo flipen en colores todos los heteros del pueblo Hope, al que llegó con "la esperanza" (ok chiste malo) de ser aceptado con sus pintas de cazador salvaje y desaliñado.

Todos los del pueblo pillan y siguen pillando cacho hasta que aparece el Coronel Trautman, quien consigue convencer a la peazocachas para que deje su miniguerra y vaya a la cárcel donde seguro encuentra el consuelo y afecto que anhela o al menos drogas que le sentarán estupendamente en su estado y además, allí el gym, le sale gratis.

Juntos Trautman y John James parten camino. A J.J. le meten en el trullo, pero luego le sueltan para que vaya a rescatar al Coronel, a quien se le fue la mano en Tailandia (con me juró que era legal) y se mete en un lío de cojo.... Lío que resuelve como siempre nuestro J.J.Rambo a base de leches y mamporros a heteros torpes, sucios y retrógrados.

Rambo nuestro héroe gay mata-heteros. 

Que no es que no sienta las piernas, es que según qué momento, allí...ya... no le llega el riego.



4 oct. 2013

Glasser - Shape .-

Correcto muy Correcto .-


Correcto muy Correcto era un chico prácticamente perfecto, que todo lo hacía bien, tranquilo y confiado, pensando que siempre hay que hacer lo que hay que hacer.

A Correcto muy Correcto le gustaba observar detenidamente a la gente para ver cómo se comportaban y lo que veía mal iba él y lo arreglaba.

Correcto muy Correcto no deseaba nada mas que ser feliz y para ello hacía feliz a los demás. Pues no se puede estar bien cuando alguien no está bien a tu lado. Se decía. Pues todos formamos parte del todo y por eso aquí estamos.

Pero a Correcto muy Correcto no le iba nada bien, puesto que ningún valor tiene lo correcto en un mundo al revés.

Un buen día regular, un día de esos que pasan como cualquier otro, sin grandes eventos, ni grandes sucesos, un día de esos en los que despiertas y al cabo de unas horas vuelves a despertar como en bucle en otro día regular, Correcto muy Correcto fue a dar su paseo diurno por el parque cercano a su casa. Y como cualquier otro día empezó a recoger los plásticos que encontraba tirados por las calles.

- ¿Para qué haces eso?.- Le preguntó una chiquilla de aspecto Correcta muy Correcta aunque algo dentro de ella le hacía pensar que era imperfecta.

- Porque es lo correcto .- respondió Correcto muy Correcto.- Alguien tiene que limpiar esto o se acumularán y del parque no podremos volver a disfrutar.

- ¿Y de qué te vale? .- Preguntó Correcta muy Correcta creyéndose imperfecta.

- Quiero un mundo perfecto .- respondió .- Así que limpio y aseo a ver si así se ve menos feo.

- Pero así no es, no lo ves, el mundo no es perfecto está al revés .- respondió Correcta muy correcta que se creía imperfecta porque el mundo estaba al revés y a ella...algún revés le había dado también.

- Bueno, sí, pero yo lo cambiaré .- rebatió Correcto muy Correcto, que además de Correcto era bastante tozudo.

- No puedes solo .- Increpó Correcta muy Correcta que se creía imperfecta porque ya todo lo sabía del mundo en el que vivía y además se convencía de que era así y así seguiría.

- Ayúdame entonces, tu que lo ves .- Pidió Correcto muy Correcto mientras aplastaba una lata con sus pies.

- Yo ya estoy demasiado cansada. Déjame.- Dijo Correcta muy Correcta quien se creía imperfecta porque no se veía en un espejo real, sino que se veía en el espejo de los demás.

Y así quedó Correcto muy Correcto con su empeño de limpiar el mundo y dejarlo perfecto. 

Y así siguió Correcta muy Correcta caminando sola porque se creía imperfecta y nada ni nadie le entusiasmaba ya, como para querer eso cambiar.


3 oct. 2013

L.A. - Over And Over .-

Pasta de dientes .-



El otro día cae sobre mí un anuncio y de repente caí en que de pequeña también existía ese mismo anuncio, prometiendo lo mismo: una pasta de dientes que elimina la placa, que deja los dientes mas brillantes, mas blancos y mas dientes que los propios dientes!!! Y no es real pero de pequeña parecía muy real.

De pequeña parecía que todo lo que vendían era real y posible y verdad, ahora resulta que no es así y tenemos que seguir comiéndonoslo sin protestar.

Vivimos en una superchupisociety que todavía no ha inventado los tupper con forma de platito...Cosa harto importante para los que aún podemos comer, ya que la mayoría lo hacemos en tupper y si tuviera forma de platito al menos sentiríamos que somos semihumanoscivilizados que es lo que vende el sistema.

Comer bien, sentadito y bien, aunque luego te tengas que lavar los dientes con una pasta dentífrica que no es ni mucho menos buena, ni elimina la suciedad, ni previene las caries, ni crea en ti la sonrisa perfecta que seducirá sin duda a la chica de tus sueños, ni nada de eso que nos venden. 
Como todo lo que venden.

Un fake igual que esos propósitos de fin de año o de comienzos de octubre en plan "ya no haré - ahora seré"...y va a ser que no, porque somos todo el rato nosotros, así que acabaremos haciendo y terminaremos no haciendo lo de siempre, no hay avance, es un bucle que puedes tomar con mejor o peor humor pero siempre es igual.

Aquello de vayas donde vayas tu vas siempre, pues eso.
Cambiarse es terriblemente complicado. Conciliarse con uno es mucho mas productivo e intentar no hacer daño en el proceso mucho mas satisfactorio a largo plazo sin duda.

Creo que todo empezaría a ir mejor si no calláramos lo que pensamos. Parece que nos han puesto un silenciador de buen uso de la conciencia y pasamos el día de fake en fake y tiro porque me toca. Y así ad infinitum y mira, sabes qué, esto es pura mierda y encima no hay pasta de dientes que limpie este mal sabor de boca constante.

Oh my!! Qué mal me van a sentar los 39 lo sé.